Hay que tocarse el higo.¿Cómo?

Desde CPC queremos defender el Derecho In Alien hable de todo ciudadano a tocarse el higo.Debido a los horarios cada vez más absorventes-como los tampones- de nuestros curros-quien los tiene- , a las obligaciones materno-paterno-filiales, las canino-maternas y las mocho-neutrales,cada vez dispone el ciudadano de menos tiempo para ejercer el placentero ejercicio del rascamiento-palpación del higo propio.He aquí que Murron y una servidora -Hope- ofrecemos las instrucciones gratuitamente,sin ánimo de lucro con la incendiaria intención de convocar una manifestación higuera exigiendo el tiempo precisa el ejercicio libre de minutaje computable  y remunerado según convenio agrícola.

Preámbulo

Hope sugiere primero localizar la disposición del higo propio.Hágase uso de un espejito, en algunos casos será menester buscar uno de aumento.
Murron apostilla: depende del higo. Las hay que tienen un papo immenso. Efecto ineludible de tocarselo a dos manos. Cosa que ambas dos no podemos hacer por mucho que lo deseemos
Hope sugiere asímismo buscar rápidamente el lugar-habitáculo donde se procederá al rastreo, rascamiento u observación ensimismada del higo propio.Norma imprescindible :no debe haber ni televisores,ni ordenadores cerca por lo que lo mejor es que imprimáis las instrucciones o bien las memoricéis.

Murron invita a que busqueis una cama enorme o un buen sillón de tres plazas para repachingaros a gusto. Tumbarse de tal manera que los pies y la cabeza sobresalgan por los brazos equidistantes al higo. Me refiero a los brazos del sillón.

Hope os recuerda que esta norma sólo sirve para las de más de 1,65-1,70m. Para el resto,recomiendo os hagáis con un cojín del ikea de referencia 600154421 (disponible en tres tonos) que evitará la soberana hostia que os daréis como no tengáis claro a qué altura os queda el higo.En caso de decidiros por la cama enorme,si no la tenéis podéis ejercitaros en una tienda de camas enormes o usar la imaginación con la mierda de cama que tengáis.La imaginación os salvará.

A la hora de tocarse el higo,Murron recomienda tener en cuenta cuánto tiempo hace que no habeís tiempo para haceros la depilación, ya que, podría darse el hipotético caso, de que vuestros dedos se enmarañasen con la pelambrera. Obviamente Salustiana no tendrá este problema. Se le ha quedado el higo pelao de tanto usarlo.
Hope insiste en que previamente os repaséis las uñas,no vayáis a tener alguna rota y el ejercicio se convierta en una masacre o en un tatuaje.Murron ( con la boca abierta ante la espeluznante imagen que acaba de pasar por su mente), no quiere ni pensar en la posibilidad de rascarse el higo con las uñas rotas y además con los pelos del potorro en plan salvaje. Si por un casual, mientras os estais tocando el papo suena el timbre, correis el peligro de arrancaros toda la pelambrera con el sobresalto. Hope invita a Murron a evitar más imágenes escatológicas. Murron insiste.Hope le atiza un hostión.

Posiciones de la mano

Recientes estudios confirman que la mejor manera de sacar partido a este sano ejercicio es reducir en lo posible el movimiento, llegando a una práctica inmobilidad de la mano o manos ejecutoras.El secreto reside en localizar el punto exacto,ni un milímetro más a la derecha ni a la izquierda ,donde os produce placer sumo tener las manos en la higamenta y sentir al mismo tiempo indiferencia ante otra cosa que no sea ese placer. Podéis comprobar si habéis localizado el lugar pidiendo a un amigo o al cartero que hagan ruido,enmierden la casa o se limiten a invitaros a chocolate.Si os da igual, el lugar elegido es el correcto.

De todas formas, hay diversas opciones al margen de la inmobilidad:
1- En un ángulo de 30º con la palma siempre hacia el higo,como si fuera a caer la mano o no.Esa incógnita suele producir placer.
2- Completamente plana sobre el higo,con diversas inclinaciones de los dedos índice y pulgar en dirección al centro de la tierra. También hay casos documentados con el dedo corazón.

3.- La opción invernal pasa por meter la mano en la entrepierna y cerrar la misma, dejando que la mano se caliente con la temperatura corporal del higo que nos ocupa. Esta posición es del todo propicia para quedarse sopada y echar una siestecilla.

Ropa

Si la necesidad es imperante, no precisáis de quitaros nada pero eso conlleva ,en el caso de que optéis por las posiciones graduales, errores de más de medio centímetro y retraso en la consecución del ejercicio.
Si podéis hacer el ritual  completo, disponemos de dos opciones:
1- Despojaos de calzado, pantalones y bragas y dejaros puestos los calcetines y la camiseta. La sensación de cutrez en la vestimenta produce una liberación de nuestro cerebro y el ejercicio de tocarse el higo es de lo más satisfactorio.

2.-Despojaos de todo lo que llevais puesto y poneros el pijama de franela y las pantuflas, a ser posibles  de cuadros escoceses, tumbaos en la posición  anteriormente citada y disponeos a tocaros el higo a dos manos.

Una vez cubiertos los preámbulos,pasamos al ejercicio como tal.

EJERCICIO

1. Tocarse el higo.
2. Volverselo a tocar. Y , una vez bien  tocado,pero bien, pensad en ello. A saber cuando será la próxima vez que podréis disfrutar de semejante momento sacrosanto en vuestra puta vida antes de que algún gilipollas toque el portero por error, algún perro ladre o se cague en la alfombra o algún vástago te grite porque quiere ver Bob Esponja.

Añadir a favoritos el permalink.

6 Comments

  1. Efectivamente, hermana, el hecho de tocarse el higo es un acto que conlleva toda una liturgia. Lástima que en nuestro caso en vez de tocarnoslo solo hablemos de ello. Por cierto, denoto en todo el texto que tienes algún problema latente con el tamaño de tu higo. A juzgar por como repites eso de que hay que buscar un espejito para verselo y localizarlo. Acaso el tuyo ha ido menguando a medida que has dejado de tocartelo¿?? Quizás ese sea el efecto secundario de no poder tocarse el higo. Que se va empequeñeciendo hasta que una ya ni lo encuentra. Supongo que el tuyo se esconderá en algún huequecillo enano entre las piernas, en aquel lugar donde asoman los pelánganos. Porque todavía te quedan pelánganos no?? O ya te los has arrancado todos en tus múltiples ataques de ansiedad=??? jajajajaja. Yo he de reconocer que lo tengo un poco calvo y algo canoso. Cosas de la edad. Eso si, echo en falta tocarmelo y bien tocado. Con alevosía que diría la Salus¡¡¡

  2. Monseñor Munilla me hace una pajilla

    ¡El higo!, ¡oh, el higo!

    Ya soy tu amigo,
    María del Socorro,
    muéstrame tu higo,
    chochete o potorro.

    ¡Oh, el higo!… ¡¿Qué higo?…!, ¡pero si no estamos en temporada de higos!… ¡Ah, pillinas, ya he pillado, cualquier época es buena para los higos!
    ¿Se va empequeñeciendo, señora Murron?, ¿echa en falta tocárselo?… ¡Oh, el moro de la morería no está inspirado ultimamente, pues bien que lo siento!… ¡y más lo siento por mi, mecachis la mar!… ¡Anda, pues en algo coincidimos, yo también lo tengo calvo!… ¿Podría presentarle mi calvo a su calvo?… Seguro que se iban a llevar muy bien. Su calvo le pondría firme al mio… ¡uf, y le iba hacer sudar a chorros blancos!
    ¡Besos cunilingüisticos!
    (Y que Dios y el padre Federico Fuenlabrada nos perdonen, Don Agustín)

  3. -Por cierto, denoto en todo el texto que tienes algún problema latente con el tamaño de tu higo. A juzgar por cómo repites eso de que hay que buscar un espejito para vérselo y localizarlo. Acaso el tuyo ha ido menguando a medida que has dejado de tocártelo¿- QUE FUERTE QUE FUERTE¡¡¡,menguar no lo sé, pero igual el espejito es por altura?? si el espejo del baño está muy alto como es natural no se ve ,( por la …altura y eso)jajajja, por otro lado creo que eso de tocarse el higo,( en mi tierra se llama tocase la figa) es falta de algo con que entretenerse, será que el Luís no le da el suficiente trabajo y le sobra tiempo para estar tocándose la figa, si lo que queréis es convertirlo en deporte nacional lo podéis anunciar en las páginas de deportes, igual les interesa y al final lo conseguís, pero coño con la crisis que tenemos en este país y vosotras pensando en estar to el día tocándose el potorro¡¡¡¡

  4. Patético ejercicio de “escritura”.

  5. Estamos seguras de que usted sería capaz de hacer un “ejercicio de escritura” de lo más florido a la par que elegante y sencillo. Le invitamos a que redacte usted un texto donde exponga como se tocar usted las pelotas en momentos de relax.

  6. Ay,Aburrido,Aburrido…,usted no deja de sorprenderme.Siempre vuelve, pero en esta ocasión,al menos, ha elegido un buen sobrenombre.Aburrido es su comentario,como lo es su actitud pues de nuevo le invito a que abandone su aburrido papel y al menos tenga el coraje y la honestidad de firmar con su nombre real y con un mail existente,para variar.
    Coraje y honestidad,estimado enemigo,que por lo pronto eso aquí no nos falta.

Deja un comentario,anda, que no pasa nada